julio 15, 2018

Ocurren a causa de una perturbación atmosférica, que pueden estar acompañados por lluvias o no. Pueden ser vientos sostenidos que alcanzan velocidades de 50 a 62,5 km/h durante al menos una hora o cualquier ráfaga de 74 a 91,5 km/h (SENAMHI).

El viento es una de las fuerzas destructoras de la naturaleza, se presenta en ocasiones con mucha intensidad causando grandes pérdidas materiales y en algunos casos humanas. Muchas veces va acompañado de tormentas.

Medidas Preventivas

  • Asegura largueros y/o travesaño y los techos de calaminas u otro material sobrepuesto de tu vivienda.
  • Asegura y protege objetos y animales que estén fuera de tu vivienda.

  • Cierre y asegure la puerta de tu vivienda y coloca en las ventanas cinta adhesiva en forma de aspa.
  • Guarda o retira objetos que se encuentra en lo alto y exterior de tu vivienda, pueden caer por el viento y ocasionar un accidente.
  • Asegure andamiajes, grúas y otros elementos de obra.

  • Evite salir de casa, sino es necesario

  • Informáte por los medios de comunicación sobre el comportamiento del clima y el anuncio de la presencia de vientos fuertes.

Si estás en la calle

  • Aléjese de cornisas, postes de luz, muros, árboles o vallas publicitarias; y tome precauciones delante de edificios en construcción o mal estado.
  • Use mascarilla para protegerse vías respiratorias, principalmente en niños y ancianos.
  • Utilice lentes de protección, en especial personas que tienen problemas con la vista.

Si viajas

 

  • Conduce con precaución ya que se pueden hallar restos de árboles u objetos arrastrados o derribados por ráfagas de vientos.

En zonas cerca a lagos o ríos

  • Aléjate de lugares que puedan ser afectados por los oleajes debido a la intensidad de vientos fuertes.
  • Evita la utilización de embarcaciones y revise sus amarras.

Atención

Recuerda ante vientos fuertes conserva la calma, protege a los
niños, ancianos y discapacitados. Ubícate en el lugar seguro
previamente identicado y ten cuidado al utilizar lámparas o velas;
una ráfaga de aire que entre por una ventana puede
ocasionar un incendio.